Artículos

Un wearable te puede salvar la vida, ¿ lo haz pensado?

Comparte este contenido:

Los actuales dispositivos vestibles o wearables que usamos en nuestro día a día, como los relojes inteligentes y las bandas de monitoreo, siguen evolucionando en temas de gestión de tu salud y pueden salvarte la vida.

Hoy un reloj inteligente, una pulsera o hasta un anillo pueden rastrear tus pasos y monitorear tu actividad física. Algunos hasta medir tu ritmo cardíaco. Los dispositivos vestibles o wearables te pueden salvar la vida, literalmente.

KEY INSIGHT

Muchos de estos equipos hoy son claves para monitorear y tratar las afecciones médicas de manera más precisa y menos invasiva de lo que tradicionalmente se ha hecho.

Muchos de estos equipos hoy son claves para monitorear y tratar las afecciones médicas de manera más precisa y menos invasiva de lo que tradicionalmente se ha hecho. Y, si se cumplen las predicciones, los wearables eventualmente conducir a tratamientos para enfermedades actualmente incurables.

Por ejemplo, existe una buena asociación entre la Intel y la Fundación Michael J. Fox, donde se recopilan datos a través de wearables o dispositivos portátiles para rastrear el progreso de la enfermedad de Parkinson y evaluar qué tan bien responde un paciente a la medicación.

Los pacientes involucrados en el proyecto reciben relojes inteligentes listos para usar, y los acelerómetros se utilizan para monitorear la marcha y los temblores. Los datos, que pueden capturar cientos de lecturas por segundo, se van al teléfono inteligente del paciente, que a su vez lo transmite a una plataforma de análisis de Big Data desarrollada por Intel.

Actualmente, se espera que los pacientes hagan un seguimiento de su enfermedad manteniendo un diario de sus síntomas. Sin embargo, esto requiere mucho tiempo y los datos aún son subjetivos.

¿Qué enfermedades serán monitoreadas?

Si bien la enfermedad de Parkinson es una de las enfermedades más conocidas que afectan el control motor de los pacientes, hay otros proyectos en marcha para evaluar y monitorear enfermedades más raras.

El uso de los wearables puede ir más allá del monitoreo de los síntomas externos de las enfermedades, y los investigadores están usando dispositivos inteligentes para reducir el dolor asociado con los análisis de sangre o la administración de medicamentos, en otras palabras, para reducir el uso de agujas.

De estos, uno de los más conocidos es el lente de contacto inteligente de Google, que puede controlar los niveles de glucosa en la sangre de los diabéticos. En la actualidad, la mayoría de las personas diabéticas controlan sus niveles de azúcar a través de “punción”, es decir, utilizan una aguja para extraer sangre y se pueden aplicar a las tiras y monitores de glucosa, que pueden ser dolorosos.

La lente inteligente de Google tiene está incrustado un chip inalámbrico y un sensor de glucosa miniaturizado. Un pequeño agujero en la lente permite que las lágrimas se filtren, permitiendo a los sensores medir los niveles de glucosa en el fluido y enviar la información al teléfono inteligente del usuario.

El desarrollo comercial del dispositivo se ha otorgado a Alcon, la división de atención ocular del gigante farmacéutico Novartis.

¿Cómo lo vivimos actualmente?

Los wearables o vestibles, que posiblemente ya usas en tu día a día, están dando un paso más allá del seguimiento de actividad física como correr o andar en bicicleta: tanto Android como iOS cuentan con nuevos sistemas de gestión de la salud.

El HealthKit de Apple brinda a los desarrolladores la capacidad de acceder a los datos recopilados por los sensores en tu iPhone o Apple Watch, y compartir información con otras aplicaciones, de modo que podrías controlar tu peso o presión arterial para, si tienes alguna afección cardíaca, puedas prevenir un paro del corazón y fallecer.

Los datos incluyen el ritmo cardíaco, las calorías quemadas, los niveles de azúcar en la sangre y más, y todo está almacenado en el panel de control de iOS Health.

Además de hacer un seguimiento de qué tan bien funciona su plan de acondicionamiento físico, también puede configurar una tarjeta médica con información sobre recetas, alergias y afecciones médicas a las que se puede acceder desde la pantalla de bloqueo en caso de emergencia.

Android, por su parte, tiene Google Fit. Esto permite a los desarrolladores acceder a datos de salud y estado físico, aunque no se liberará hasta 2019.

Al igual que HealthKit, Google Fit capturará los datos de los sensores de sus dispositivos y los mantendrá en un comando central, exponiéndolos a las aplicaciones a través de una API.

Google dice que está trabajando con Nike, Runtastic y otras empresas deportivas en aplicaciones y dispositivos para Google Fit.

Una cosa es segura: los dos jugadores principales están desesperados por ganar el control del mercado de la salud y el control del estado físico. Dado el potencial de acuerdos tremendamente lucrativos con la industria de la salud, la batalla por sus datos de salud apenas han comenzado, y eso podría ayudar a salvar vidas en muchos aspectos. Sólo es cuestión de esperar unos meses.

Regístrate y descarga gratis el whitepaper: Tendencias comerciales del Internet de las Cosas en México

Autor: Paul Lara

Es experto en temas de tecnología y negocios. Tiene experiencia como Jefe de información de la sección Dinero del periódico Excélsior y es editor de la sección de Tecnología del mismo diario, además de conductor de los programas HackerTV y Dinero por ExcélsiorTV.

Autor: Paul Lara

Es experto en temas de tecnología y negocios. Tiene experiencia como Jefe de información de la sección Dinero del periódico Excélsior y es editor de la sección de Tecnología del mismo diario, además de conductor de los programas HackerTV y Dinero por ExcélsiorTV.