Artículos

Transforma tu vieja tablet en el control maestro del Internet de las Cosas

Comparte este contenido:

Que tu vieja tablet deje de ser la muñeca fea de tu oficina, dale un nuevo uso. Utilízala como control maestro del Internet de las Cosas.

¿Tienes una tablet que en su momento te hizo vibrar de emoción, pero ahora la consideras un estorbo porque la has sustituido por tu smartphone? ¡Detente! ¡No la ofrezcas aún en Internet! Dale un nuevo uso, ¡conviértela en el control remoto de tu oficina!

Key Insights

    • Cada mexicano produce entre siete y nueve kilogramos de basura electrónica al año.
    • México es el tercer “tirador” de desechos electrónicos (per cápita) en América.
    • Darles un nuevo uso a nuestros aparatos electrónicos reducirá la contaminación generada por la basura electrónica.

Fuentes: UNAM.

¡Cómo! Lo sé, quizá no lo has pensado o no estaba dentro de tus planes pero incorporar el Internet de las Cosas en tu oficina podría beneficiarte y hacer más cómodo la estancia de tus colaboradores y clientes en los distintos espacios de tu empresa.

¿Qué papel juega en esto tu vieja tablet? Tu tablet se puede convertir en tu centro de comandos, es decir, en la tablet puedes descargar las diferentes aplicaciones que harán operar cada uno de los aparatos o instalaciones en las que coloques dispositivos inteligentes.

Por ejemplo, supongamos que cuentas con un sistema de aire acondicionado inteligente en tu oficina y que antes de la hora de entrada de los trabajadores en la calle hace muchísimo calor, y que ahora con esa tablet que querías desechar, tú podrás ordenarle -desde el lugar en el que te encuentres- al sistema de aire acondicionado que se encienda y comience a refrescar el clima con una temperatura en la que al momento de llegar los empleados dejen de abrumarse por el calor.

Por otro lado, puedes ordenarle a la cafetera inteligente que tenga a punto el café para las reuniones programadas durante la mañana con esos clientes que han llegado del extranjero para cerrar algún negocio. Todo eso lo puedes ordenar a distancia con tu tablet, no importa el modelo, basta con que tenga habilitada la conexión WiFi.

Pero, no todo es así de sencillo, ya que existen modelos de conectividad en el Internet de las Cosas que debes tener en cuenta, ya que posiblemente en algunos objetos inteligentes no será suficiente contar sólo con el WiFi.

Según el reporte de la Internet Society: La Internet de las Cosas –Una breve reseña, existen cuatro modelos de conectividad, los cuales son: Device-to-Device (dispositivo a dispositivo), Device-to-Cloud (dispositivo a la nube), Device-to-Gateway (dispositivo a puerta de enlace) y Back-End Data (intercambio de datos a través del back-end).

Para una oficina inteligente comúnmente los fabricantes de dispositivos utilizan el modelo de Device-to-Cloud, el cual consiste en: “el dispositivo de la IoT se conecta directamente a un servicio en la nube, como por ejemplo un proveedor de servicios de aplicaciones para intercambiar datos y controlar el tráfico de mensajes. Este enfoque suele aprovechar los mecanismos de comunicación existentes (por ejemplo, las conexiones Wi-Fi o Ethernet cableadas tradicionales) para establecer una conexión entre el dispositivo y la red IP, que luego se conecta a la nube”.

En este sentido, lo que se recomienda es asesorarse por expertos y preguntar si los dispositivos necesitan un modelo de conectividad específico y si hay interoperabilidad. Es decir, que dispositivos de distintas marcas pueden ser operados por otros sistemas que no sean de la misma marca.

Asimismo, en algunos casos existen los llamados Smart hub, que te ofrecen una interfaz desde la cual puedes operar todos los objetos conectados en tu oficina y evitarte descargar una aplicación por cada instalación o electrónicos de consumo para poder gestionarlos desde tu tablet.

Por otra parte, llegará el momento en que tú ya no necesites ordenar con tu tablet todo lo que los objetos interconectados deban hacer, ya que una de las virtudes del Internet de las Cosas, son sus sistemas embebidos, así como su capacidad de tomar decisiones por sí mismos (control y automatización) conforme a patrones de uso, lo que hará que funcionen por sí mismos.

Como puedes observar tu tablet vieja aún te puede ser útil, y aunque demodé, este dispositivo móvil te coloca en el uso de la vanguardia tecnológica, el Internet de las Cosas.

Ebook: Internet de las Cosas en las ciudades

Autor: Adrián Rodríguez

Ha colaborado en el desarrollo de contenidos en la Revista Digital Universitaria, una de las primeras revistas digitales de la UNAM y en Ciencia y Desarrollo, versión electrónica del Conacyt. Le apasionan los temas de ciencia, tecnología e innovación.

Autor: Adrián Rodríguez

Ha colaborado en el desarrollo de contenidos en la Revista Digital Universitaria, una de las primeras revistas digitales de la UNAM y en Ciencia y Desarrollo, versión electrónica del Conacyt. Le apasionan los temas de ciencia, tecnología e innovación.