Artículos

¿Qué son las supercomputadoras y para qué sirven?

Comparte este contenido:

Los avances científicos y tecnológicos que de alguna manera contribuyen a la generación de nuevos modelos de negocios serían impensables sin las operaciones y cálculos que realizan las supercomputadoras.

Las supercomputadoras o también llamadas computadoras de alto rendimiento son equipos de cómputo con funciones y capacidades extraordinarias para realizar tareas informáticas de distinto tipo que requieren procesar cantidades copiosas de datos.

KEY INSIGHTS

Lista de las 5 principales supercomputadoras en el mundo

  • Summit
  • Sunway TaihuLight
  • Sierra
  • Tianhe-2A
  • AI Bridging Cloud Infraestructure (ABCI)

Fuente: top500.org

En algunos casos, sus componentes físicos como multiprocesadores, microprocesadores multinúcleo, memorias de alto desempeño o tarjetas gráficas son fabricados ex profeso para procesar la información para las que han sido diseñados.

En la actualidad, las supercomputadoras funcionan a través de la computación paralela en el que cada procesador trabaja en una porción del problema y pueden intercambiar datos por medio de la memoria o de una red de interconexión. Esto les brinda la posibilidad de procesar y resolver varios problemas a la vez y de una manera mucho más rápida.

La mayoría de estos equipos suelen usar espacios muy amplios con instalaciones en las que los sistemas de climatización o refrigeración de los racks y torres son muy importantes para mantenerlos funcionando óptimamente.

Uno de los campos en los que más se utilizan las supercomputadoras es la investigación científica, por ejemplo, el desciframiento del genoma humano (2001) fue posible gracias al uso de centenares de computadoras de alto rendimiento. Celera Genomics, una de las empresas participantes, reveló que utilizó 800 supercomputadoras para llevar a cabo a través de sus peculiares métodos la secuenciación del genoma humano.

Asimismo, en la detección del Bosón de Higgs anunciado en 2012, realizado por el Gran Colisionador de Hadrones (LHC) de la Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN) se utilizó una red de supercomputadoras conocida como Worldwide LHC Computing Grid (WLCG) distribuidas en 40 países.

Las supercomputadoras no sólo se utilizan en la investigación científica pero si es un campo que lo usa intensivamente.

La posibilidad de realizar cálculos, modelados predictivos, procesamiento de imágenes, restauración de imágenes, visualización de datos, automatización, simulaciones, análisis de datos, análisis predictivo, bioinformática, proyecciones, diseños virtuales y otras funciones más, hacen que los recursos que ofrecen las supercomputadoras se utilicen en ingeniería, investigación médica, en la industria farmacéutica, en la industria militar, aeronáutica, satelital, manufacturera, entre otras.

En México, en el piso de manufactura en el IBM Campus Tecnológico Guadalajara, se construyó la supercomputadora más potente hasta ahora en el mundo, llamada Summit, que entre sus cualidades y características destacan:

  • 200 cuatrillones de cálculos por segundo.
  • 500 petabytes en capacidad de almacenamiento.
  • 25 gigabytes por segundo entre nodos.
  • 9 216 procesadores Power9 de IBM.
  • 27 648 GPU’s NVIDIA Tesla.

Summit está instalada en el Laboratorio Nacional Oak Ridge y es administrada por el Departamento de Energía de Estados Unidos. Algunas de las aplicaciones para las que fue concebida esta supercomputadora son: apoyar en las investigaciones para combatir el cáncer; identificar la siguiente generación de materiales y acelerar la comprensión de enfermedades.

La arquitectura de Summit está creada para tener una velocidad inédita y para ser utilizada en el desarrollo e implementación de Inteligencia Artificial.

A decir, de Hillery Hunter, Director de Infraestructura Cognitiva Acelerada de IBM, “al construir estas supercomputadoras, estamos construyendo las principales máquinas de Inteligencia Artificial (IA) del mundo”.

México, además de haber sido el lugar en donde se fabricaron los servidores de la supercomputadora más potente del mundo, cuenta con sus propias supercomputadoras: Kan Balam, Cuetlaxcoapan, Atócatl, Abacus, Miztli, Toltla, Aitzaloa y Xiuhcoatl, la mayoría de ellas ubicadas en universidades y centros de investigación.

Nuevo llamado a la acción

Autor: Adrián Rodríguez

Ha colaborado en el desarrollo de contenidos en la Revista Digital Universitaria, una de las primeras revistas digitales de la UNAM y en Ciencia y Desarrollo, versión electrónica del Conacyt. Le apasionan los temas de ciencia, tecnología e innovación.

Autor: Adrián Rodríguez

Ha colaborado en el desarrollo de contenidos en la Revista Digital Universitaria, una de las primeras revistas digitales de la UNAM y en Ciencia y Desarrollo, versión electrónica del Conacyt. Le apasionan los temas de ciencia, tecnología e innovación.