Artículos

¿Por qué las etiquetas RFID son la base del Internet de las Cosas?

Comparte este contenido:

El IoT requiere de etiquetas RFID para habilitar la comunicación entre dispositivos con el objetivo de transmitir información y monitorizar datos.

La identificación por radiofrecuencia o RFID (radio frequency identification), es una tecnología de identificación remota e inalámbrica en la cual un dispositivo vinculado a una máquina o computadora se comunica a través de una antena mediante ondas de radio.

Key Insight

Según el informe ¨Mercado global de RFID 2017-2021” el mercado mundial RFID está proyectando un crecimiento de USD15.84 billones para el 2021, con una tasa de crecimiento anual cercano al 9 %.

Aunque esta tecnología existe desde los años 40, sin embargo, es recién durante los últimos años que la tecnología RFID cobra mayor importancia gracias a sus aplicaciones en cadenas de autoservicio y departamentales. Los objetos inteligentes tendrán integrados un tag RFID y un sensor para medir datos. Así, se pueden capturar fluctuaciones en la temperatura del entorno, cambios en las cantidades, u otro tipo de información. Esta información se almacenará en la memoria del dispositivo y el lector RFID tendrá la capacidad de leerlo para poder enviar la información a la base de datos.

Muchas compañías ya utilizan este tipo de tecnología en sus procesos. Por ejemplo en México, la empresa Comercial Mexicana, utiliza el sistema RFID desde el 2013 con el objetivo de eliminar las desviaciones de inventario de artículos de alto valor y mercancía fácil de ser sustraída para garantizar el 100% del surtido. Así, se realiza un proceso de validación al ingreso de una jaula de transporte en el proceso de surtido. Al término del surtido, se verifica nuevamente el contenido con el que se eliminan las desviaciones o errores.

Por otro lado, algunas tiendas departamentales también se encuentran promoviendo su uso. Así, Inditex lleva poca más de un año introduciendo importantes novedades en algunas tiendas insignia de Zara o Massimo Dutti. Gracias a las etiquetas de RFID las personas se pueden probar prendas sin tener que cambiarse de ropa, ya que los tags implementados en todas las etiquetas de Zara (y algunas de Massimo Dutti y Uterqüe) permiten que las prendas sean localizadas en cualquier momento –desde la fábrica hasta el instante de la compra– por el personal de la tienda y, al mismo tiempo, que sean identificadas por el probador inteligente. Esto no sólo facilita el control de stock, sino que posibilita la interacción con la pantalla. Además, la tienda Massimo Dutti de Barcelona dispone de cajas ‘Easy Check Out’ cerca del probador para agilizar el proceso de pago usando pantallas táctiles, entre otros.

Es más fácil detectar productos defectuosos si están etiquetados con RFID y por ende se pueden disminuir las pérdidas económicas y la afectación de la reputación de la marca. Los datos recolectados de los procesos de las empresas, la red logística y la cadena de suministro pueden ayudar a las empresas a simplificar las operaciones, reducir el inventario, el tiempo de inactividad por mantenimiento y el tiempo de comercialización.

El objetivo del RFID es reemplazar al código de barras como tecnología de identificación de los productos, lo que ya sucede en algunos sectores. Esto debido a sus mejoras en cuanto a la cantidad de datos que puede almacenar y la facilidad que ofrece para la lectura de dichos datos mediante la comunicación inalámbrica. No en vano, Kevin Ashton promovió la instalación del RFID y es considerado el fundador del Internet de las Cosas cuando comenzó a colaborar desde Proter & Gamble con el lanzamiento de una nueva línea de productos cosméticos.

Ebook: Estado del Internet de las Cosas en México

Autor: Carla Antonioli

Peruana, tiene 10 años de experiencia internacional en nuevas tecnologías y mercadotecnia digital. Actualmente trabaja como consultora independiente y es docente de postgrado.

Autor: Carla Antonioli

Peruana, tiene 10 años de experiencia internacional en nuevas tecnologías y mercadotecnia digital. Actualmente trabaja como consultora independiente y es docente de postgrado.