Artículos

¿Por qué la agricultura urbana es importante para los emprendedores?

Comparte este contenido:

La importancia de la agricultura urbana (AU) radica en su capacidad de cultivar plantas en pequeños espacios, ahorrando costos y activando el emprendimiento.

 

Esta práctica consiste en el cultivo de plantas de distinto tipo dentro de las ciudades y en sus zonas periféricas.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en el 2015, 800 millones de personas en el mundo se dedicaban al cultivo de vegetales y frutas en zonas urbanas, lo que equivale a entre un 15% a 20% de la producción mundial de comida.

KEY INSIGHTS:

  • La agricultura urbana consiste en cultivar vegetales en zonas urbanas para el auto consumo o la venta inmediata de los productos que genera.
  • Su importancia y uso es cada vez mayor debido a que disminuye los costos de producción, contribuye a equilibrar la ecología y crea productos orgánicos de buena calidad.
  • La agricultura urbana ofrece la posibilidad de invertir en ella, mediante asesoría técnica, producción y venta de materiales de cultivo, y creación y aplicación de  IA y IoT en sus procesos de producción.
  • El uso de IoT en la agricultura urbana es un factor que contribuye a mejorar su aplicación en muchos sentidos, reafirmando y desarrollando el proyecto de la creación de ciudades inteligentes.

Beneficios e inversión en la agricultura urbana

La AU puede ser hasta 15 veces más productiva que la rural. “Un espacio de apenas un metro cuadrado puede proporcionar 20 kg de comida al año.” Por lo demás, su práctica abarata la transportación del producto y su embalaje, disminuye la necesidad de almacenamiento y merma o anula la intervención de intermediarios, todo lo cual deriva en la reducción de los costos de producción y por ende en el abaratamiento de los precios de venta y el aumento del consumo.

Otros beneficios que traen consigo los huertos urbanos es que pueden contaminar menos el ambiente y que producen vegetales y frutas orgánicos de mejor calidad y alto valor nutritivo.

En los últimos años, la AU ha crecido en todo el mundo y ha abierto un mercado en el que muchos emprendedores han comenzado a invertir: desde brindar asesoría técnica a quienes cultivan –técnicas de siembra, de riego, etc.–, hasta ofrecer productos para que los cultivos se realicen adecuadamente –macetas, tierra, fertilizantes orgánicos, camas agrícolas, semillas, implementos de invernaderos etc.–, pasando por el uso de tecnología avanzada como IA y IoT; esto además de la organización de exposiciones comerciales que se organizan alrededor de la AU y de la venta en mercados informales de sus productos.

Cultivos urbanos en el mundo

Aunque siguiendo lineamientos generales, la AU ha de adaptarse a las necesidades específicas de cada país y región, creando estrategias tecnológicas y de comercialización que respondan a sus características particulares. Veamos algunos ejemplos:

Quito, Ecuador

Según datos de la FAO, en el año 2000 el gobierno de la capital ecuatoriana estableció una serie de políticas para impulsar la AU. Catorce años después, en 2014, en esta ciudad existían 140 huertos comunitarios, 800 huertos familiares y 128 huertos escolares. Una de las formas en que el gobierno municipal de Quito promovió este tipo de cultivo fue (y es) proporcionando semillas, insumos, materiales de cultivo y asesoría a quienes desearan practicar la AU, lo que a su vez requirió de proveedores que surtieran estos productos.

Rosario, Argentina

El gobierno municipal de Rosario, Argentina, decidió crear una serie de políticas para promover la AU en la ciudad. Hacia el año 2014 cerca de 1800 personas se dedicaban a esta actividad y 250 lo hacían de manera profesional.

Los cultivos que desde entonces se realizan en la tercera ciudad en tamaño de Argentina son orgánicos y no contaminan, algunos de ellos están destinados al autoconsumo y otros a la comercialización, lo que ha generado la necesidad de utilizar y producir mercancías indispensables para echar a andar el proyecto.

Ciudades de Estados Unidos

Se ha dicho que mientras en los países industrializados, la AU es como un hobby, en los países en vías de desarrollo nace de la necesidad de alimentarse. No obstante, sobre todo por razones ecológicas y de salud, en muchas ciudades de países desarrollados, su puesta en práctica se hace cada vez más presente.

Hacia 2014, en Detroit, Michigan, existían más de 1300 huertos comunitarios aplicando la AU, que produjeron cerca de 180 000 kg de alimentos, lo que dotó de alimentos a más de 600 personas en un año.

En 2016, la ciudad de Chicago poseía 821 lugares donde se practicaba la AU, tanto en pequeños jardines comunitarios como en grandes y costosos invernaderos. En la ciudad existe el huerto urbano-orgánico más grande de EU, en Bedford Park, en una superficie que abarca cerca de 27 mil metros cuadrados, donde el agua se recicla, no se usan pesticidas y el sol no es necesario para que las plantas crezcan.

En la ciudad de Nueva York existe el programa GreenThumb, el más grande del país, en el que participan 553 huertos comunitarios y alrededor de 20 mil voluntarios que los echan a andar.

La necesidad de invertir en agricultura urbana

Como puedes ver, las oportunidades para emprender un negocio en agricultura urbana son amplias y se espera que con el tiempo crezcan y se diversifiquen; recuerda que no sólo se trata de comercializar insumos, sino también tecnología –IA y IoT– y servicios para satisfacer la demanda de los consumidores.

Ebook: ¿Qué se necesita para hacer más inteligente al campo mexicano?

Autor: Jorge García

Escritor e investigador, de temas relacionados con la juventud, la lingüística, la literatura y el futuro de la cultura, su interés principal es estudiar y reflexionar sobre los riesgos y beneficios de la artificialidad tecnológica. Actualmente escribe un libro sobre ello.

Autor: Jorge García

Escritor e investigador, de temas relacionados con la juventud, la lingüística, la literatura y el futuro de la cultura, su interés principal es estudiar y reflexionar sobre los riesgos y beneficios de la artificialidad tecnológica. Actualmente escribe un libro sobre ello.