Artículos

La industria minera encuentra un aliado en los drones autónomos

Comparte este contenido:

El uso de drones autónomos en la industria minera permite detectar minerales  y conocer a distancia la calidad del suelo de un terreno.

La industria minera no ha dejado de utilizar tecnología de vanguardia para optimizar su funcionamiento; dispositivos de Internet de las Cosas, robots de Inteligencia Artificial, software y más, están contribuyendo a transformar y  mejorar su operatividad.

KEY INSIGHTS:

  • Un dron es capaz de registrar el estado hidrológico de una mina para pronosticar inundaciones.
  • Todos los datos que detecta un dron son enviados en tiempo real a un centro de control.
  • Con el uso de un dron aumenta la calidad de la salud de las personas que trabajan en una mina.

Hablemos de un nuevo cómplice que se está sumando a este carrusel lleno de innovaciones tecnológicas que en particular están beneficiando a la minería: los drones autónomos. 

Qué es un dron y cómo funciona

Un dron es una aeronave no tripulada que se manipula a distancia –puede ser desde kilómetros– o que es programada para realizar vuelos de forma automatizada; un dron funciona con motores de explosión interna, eléctricos o de reacción, puede operar con uno o varios rotores y contiene sensores y cámaras fotográficas o termográficas que registran información y la envían a un centro de control.

Por medio de un dron es posible detectar y captar imágenes, registrar condiciones climáticas o de suelo y mapear cualquier espacio que recorra; puede usarse en desastres naturales o provocados por el hombre, en la búsqueda de delincuentes, en el pronóstico de cultivos agrícola, la gestión de proyectos, la mensajería y muchas más cosas.

Para ilustrar la forma en que opera un dron, veamos cómo se utiliza en el universo de la minería.

Operación externa de un dron autónomo

Para detectar materiales valiosos en una mina la industria minera, desde hace varias décadas, usaba satélites –después avionetas– con sensores multiespectrales que registraban imágenes para obtener información sobre el suelo, las rocas y la vegetación de un terreno determinado, con lo que era posible desde el espacio saber lo que se ocultaba en sus estratos subterráneos.

Con un dron es posible realizar la misma tarea, pero de una manera mucho más fácil, rápida y eficaz; en primer lugar un dron autónomo lo que hace es realizar una fotogrametría aérea, que es una técnica que superpone imágenes para elaborar un mapa pormenorizado en 3D del espacio que se investiga; este mapa, que está diseñado con un alto grado de precisión, ofrece información objetiva y útil para quienes piensan explotar una mina.

Esta es la primera tarea que efectúa un dron, es decir, registrar desde el exterior las condiciones de un terreno para conocer no sólo los materiales que pueden ser explotables sino mucho más cosas, por ejemplo: la topografía del terreno, el cálculo del movimiento de la tierra en tiempo real y a futuro, el contenido de minerales, las condiciones hidrológicas que permiten pronosticar inundaciones, el grado de calor y la temperatura.

Operación interna de un dron

La forma en que la tecnología que aporta un dron autónomo funciona en el interior de una mina consiste, en el campo de la detección de minerales, en monitorear los espacios –huecos se le llaman– que se generan después de detonar zonas o paredes rocosas con el objeto de verificar o no la existencia de minerales valiosos; antes de que hubiera drones el necesario escaneo que requiere la existencia de estos huecos para registrar el tipo de minerales hallados,  era una tarea riesgosa debido a los derrumbes.

Con un dron autónomo que ingresa al hueco, se registran datos en tiempo real y se envía la información a un centro de control, este riesgo se evita por completo, además de que confirma o no si las explosiones provocadas cumplieron con las expectativas programadas y acopia datos sobre las condiciones generales del hueco, pudiéndose hacer con esta información un mapa en 3D.

Drones y salud en las minas

Con un dron también es posible velar por la salud de las personas que trabajan en el interior de una mina, mediante el monitoreo de la calidad del aire que existe en sus distintos espacios.

De hecho, las condiciones del aire y la temperatura cambian constantemente debido al ingreso de vehículos de carga y maquinas diésel que generan monóxido de carbono; la función de un dron en este aspecto es la de registrar de manera continua las variables que se presentan en el interior de la mina para actuar en consecuencia en caso de que se detecten irregularidades y tomar medidas al respecto.

En los países donde los drones efectúan esta tarea, por lo general el monitoreo se realiza de manera externa, pero ya comienza a planearse –incluso en México– el uso de drones en el interior de la mina, lo que dará mejores resultados.

Ebook: l Internet de las Cosas está en las calles

Autor: Jorge García

Escritor e investigador, de temas relacionados con la juventud, la lingüística, la literatura y el futuro de la cultura, su interés principal es estudiar y reflexionar sobre los riesgos y beneficios de la artificialidad tecnológica. Actualmente escribe un libro sobre ello.

Autor: Jorge García

Escritor e investigador, de temas relacionados con la juventud, la lingüística, la literatura y el futuro de la cultura, su interés principal es estudiar y reflexionar sobre los riesgos y beneficios de la artificialidad tecnológica. Actualmente escribe un libro sobre ello.