Conoce la norma ISO internacional para aplicaciones IoT

Conoce la norma ISO internacional para aplicaciones IoT

Comparte este contenido:

La Organización Internacional de Normalización (ISO) ha elaborado un conjunto de reglas para regular el funcionamiento de IoT.

Es tal el avance de Internet de las Cosas (IoT) en el área empresarial, urbana, del hogar y muchas más, que necesariamente ha tenido que regularse por una normatividad que define patrones internacionales comunes en la fabricación y utilización de dispositivos IoT, todo ello para asegurar que esta tecnología inteligente funcione globalmente con criterios únicos y uniformes.

KEY INSIGHTS:

  • ISO formuló la norma ISO/IEC 30141 donde define y protege las funciones de IoT.
  • La norma ISO busca que el funcionamiento de IoT sea cada vez más eficaz y seguro.
  • La seguridad de IoT es un aspecto clave que la norma ISO aborda de manera pormenorizada.
  • Garantizar la privacidad de los usuarios de IoT es uno de los puntos prioritarios de la norma ISOS.

Se trata de crear un lenguaje común y universal en torno a IoT, más allá de las fronteras  nacionales, que sirva de guía en el diseño, manufacturación, uso y seguridad de los productos relacionados con él.

Para ello, la Organización Internacional de Normalización (ISO) ha elaborado recientemente la norma ISO/IEC 30141 sobre IoT, que busca, en primer lugar, reforzar la dinámica de uso cada vez más creciente de IoT, y en segundo, reglamentar todo lo que tiene que ver con su utilización y fabricación.

Los temas y asuntos que aborda ISO son numerosos y pormenorizados; aquí sólo trataremos el aspecto crucial de la seguridad y la privacidad, que es uno de los puntos que más se desarrollan y abordan en la norma ISO/IEC 30141.

Cómo ISO regula IoT

Una vez que ISO define a IoT como un conjunto interconectado de cosas físicas y sistemas de información, comienza por definir todas las funciones de IoT: autoconfiguración, confidencialidad, operatividad, comunicación entre redes, interconectividad, seguridad, entre otras, para después establecer una serie de criterios y conceptualizar lo que llama la arquitectura del universo de IoT, es decir, la explicación, características y significado de las partes que conforman esta arquitectura.

El punto clave de la seguridad

La seguridad es un aspecto clave que la norma emitida por ISO ha atendido, debido a que en los últimos años IoT no ha estado exento de ataques cibernéticos, algunos de los cuales no habían sido previstos, como el uso de dispositivos o juguetes caseros a través de los cuales hackers maliciosos han podido tener acceso a información personal y profesional de las personas que vivían en esa casa.

Lo anterior significa que la interconectividad de IoT está finalmente expuesta a ciberataques, ante los cuales ISO establece una serie de normas de seguridad que tienen por objeto prevenir ataques, repelerlos una vez que se hayan cometido o en su caso recuperar datos que hayan sido obtenidos de manera ilegal; por ejemplo, una de las medidas para proteger transacciones bancarias online, uso de tarjetas y de contraseñas, es cifrar productos, programas, aplicaciones  e información, para evitar al máximo que los hackers hagan mal uso de ellos.

Las medidas de protección a consumidores de dispositivos IoT, sin importar su uso específico, buscan garantizar la privacidad de los usuarios, intentando contrarrestar la poca importancia que los fabricantes y usuarios de IoT solían hasta hace poco darle a  la seguridad; por ejemplo en dispositivos médicos que monitorean la salud o la enfermedad de una persona la norma propone integrar una alarma que avise de inmediato los ataques maliciosos que buscan obtener datos de manera ilegal.

Privacidad

La privacidad es definida por ISO como “el derecho de los individuos a controlar o influenciar qué información relacionada con ellos puede ser recopilada y almacenada y por quién y a quién se puede divulgar esa información.”

Garantizar la privacidad de los usuarios es una de las tareas importantes que ISO confiere a IoT; éstos –recomienda la norma– tienen que asegurar que el control y el manejo, tanto del funcionamiento de dispositivos como del uso de datos contenidos en los mismos, definan con precisión qué personas pueden tener acceso a ellos y quienes.

Para ello existen formas de rastrear las acciones de los hackers que incursionan en programas y archivos para pretender intervenir en ellos de distintas maneras; hay que señalar que la intromisión ilegal y no autorizada a información y mal uso de dispositivos IoT está penada por las leyes de todos los países.

La normatividad que ISO propone es amplia y está sustentada en un análisis muy cuidadoso y amplio que busca que el funcionamiento de IoT sea cada vez más eficaz y seguro; respetar estas reglas es garantía de buen funcionamiento y protección.

Regístrate y descarga gratis el whitepaper: Tendencias comerciales del Internet de las Cosas en México

Autor: Jorge García

Escritor e investigador, de temas relacionados con la juventud, la lingüística, la literatura y el futuro de la cultura, su interés principal es estudiar y reflexionar sobre los riesgos y beneficios de la artificialidad tecnológica. Actualmente escribe un libro sobre ello.

Autor: Jorge García

Escritor e investigador, de temas relacionados con la juventud, la lingüística, la literatura y el futuro de la cultura, su interés principal es estudiar y reflexionar sobre los riesgos y beneficios de la artificialidad tecnológica. Actualmente escribe un libro sobre ello.