Artículos

De la agricultura inteligente al Internet de los tomates

Comparte este contenido:

Ante la escasez y el cambio climático, el uso de data y el IoT, integrados en la agricultura inteligente modificará la producción de alimentos.

Una de las áreas que comienzan a explotar los beneficios del Internet de las Cosas (IoT) es la agricultura.

La necesidad de alimentar al creciente número de seres humanos está orillando a este sector a aplicar la llamada agricultura de precisión o agricultura inteligente, la cual se viene delineando y ejecutando desde principios de la década de los noventa del siglo pasado en los campos de diversos países.

Key Insights

Áreas de aplicación de la agricultura inteligente:

  • Gestión de flotas y seguimiento de vehículos agrícolas
  • Cultivo del campo, grande y pequeña agricultura campo
  • Monitoreo de granja
  • Invernaderos y establos
  • Piscicultura
  • Silvicultura
  • Monitoreo de almacenaje

Fuente: Beecham Research

La aparición y posterior uso de los Sistemas Globales  de Navegación por Satélites (GNSS, por sus siglas en inglés) como el Sistema de Posicionamiento Global (GPS) en los campos agrícolas fueron el banderazo de salida y la semilla para que campo, tecnología y data comenzarán a integrarse y germinara la agricultura de precisión o agricultura inteligente.

En el documento Manual de agricultura de precisión del Programa para el Desarrollo Tecnológico agroalimentario y Agroindustrial del Cono Sur se precisa: “Se puede afirmar que a partir de la disposición del Sistema de Posicionamiento Global (GPS, por sus siglas en inglés) por parte del Departamento de Defensa de Estados Unidos para el uso civil al inicio de la década de 1990, se comenzaron a georreferenciar los problemas y soluciones para la agricultura.”

Este mismo documento nos ofrece una definición de lo que es la agricultura de precisión: “… la agricultura de precisión es la aplicación de tecnologías y principios para el manejo de la variabilidad espacial y temporal asociada a todos los aspectos de la producción agrícola con el propósito de mejorar la productividad del cultivo y la calidad ambiental.”

La anterior definición hace mención de la aplicación de tecnologías en la agricultura inteligente, las tecnologías a las que hace referencia son, según Beecham Research: las tecnologías de sensores, aplicaciones de software, sistemas de comunicación, sistemas de software y hardware, soluciones de análisis de datos, tecnologías de posicionamiento y telemática.

Pero para que las tecnologías anteriores hagan posible la agricultura inteligente es necesario la conectividad para capturar, transferir y procesar los datos  es aquí donde interviene el Internet de las Cosas.

 

Un ejemplo de la relación entre la agricultura inteligente y el Internet de las cosas, es el proyecto Internet of Tomatoes de la compañía Analog Devices Inc.

 

Este proyecto consiste en mejorar el sabor insípido de los tomates de Nueva Inglaterra a través de la monitorización  ambiental a través de tecnologías como los sistemas microelectromecánicos (MEMS) y los sensores.

 

ADI al iniciar este proyecto necesitaba transferir los datos de los sensores ambientales en el campo a la nube. El acceso a internet en la primera granja era casi nulo por lo que tuvieron que elegir sensores Bluetooth de bajo consumo que se conectarán a dispositivos móviles resistentes al sitio y clima del lugar.

 

Muchos son los desafíos que está enfrentando ADI debido a las condiciones climáticas del lugar pero ADI irá más allá, por lo que desean proveer a los productores  de los componentes necesarios para configurar el sistema de recogida de datos y tomate de exploración.

 

“Nuestra ambición con la agricultura  inteligente es proporcionar capacidades  de detección en todas partes  y  que los datos sean  fáciles de entender para los productores de todo el mundo. Este enfoque de los datos crowdsourced, precisos  y económicos, ayudará a proporcionar mejores resultados para los productores, obtener los productos  de mayor calidad a los consumidores  y un negocio sostenible para ADI”, declaró a MIT Technology Review, Michael Murray, gerente de ADI.

 

Como podemos apreciar, el Internet de las Cosas y la agricultura inteligente pueden solucionar problemas de desabasto, mejorar productos agrícolas, eliminar plagas, hacer más productivos los terrenos de producción agrícola, así como otros problemas que aquejan a este sector.

¿Eres productor agrícola? ¿Ya estás usando el Internet de las Cosas en el campo? ¿En que podría beneficiarte la implementación de la agricultura inteligente en tu siembra? Acércate a los expertos.

Conoce más sobre Soluciones Telcel

Autor: Adrián Rodríguez

Ha colaborado en el desarrollo de contenidos en la Revista Digital Universitaria, una de las primeras revistas digitales de la UNAM y en Ciencia y Desarrollo, versión electrónica del Conacyt. Le apasionan los temas de ciencia, tecnología e innovación.

Autor: Adrián Rodríguez

Ha colaborado en el desarrollo de contenidos en la Revista Digital Universitaria, una de las primeras revistas digitales de la UNAM y en Ciencia y Desarrollo, versión electrónica del Conacyt. Le apasionan los temas de ciencia, tecnología e innovación.