Artículos

¿Cuáles son las actividades con mayor probabilidad de automatizarse?

Comparte este contenido:

La automatización es ineludible, por lo que diversos empleos serán sustituidos por robots o inteligencia artificial. ¡Conoce las industrias en México que serán altamente automatizadas!

Las tareas repetitivas que se realizan en el ámbito laboral como vender boletos en una taquilla; colocar una pieza en una cadena de montaje; seleccionar objetos y colocarlos en compartimentos son actividades que han sido sustituidas por máquinas automatizadas.

KEY INSIGHTS

Propuestas para encarar la automatización del empleo en México:

  • 1.- Educación y desarrollo de nuevos talentos.
  • 2.- Educación superior para un mejor futuro.
  • 3.- Capacitación de calidad.
  • 4.- Instrumentos e instituciones para asignar talentos.
  • 5.- La formación dual.
  • 6.- Apoyo al desarrollo científico y tecnológico.
  • 7.- Impulsar investigación CTI.
  • 8.- Acelerar los avances en TIC.
  • 9.- Expandir el gobierno electrónico.
  • 10.- Atrayendo talento.

Fuente: Retos de la automatización y digitlización para el empleo en México, Claudia Schatan, Foro Consultivo Científico y Tecnológico, AC.

En la Ciudad de México, por ejemplo, en el servicio de Metrobús – que es BRT o Bus Rapid Transit-no hay taquillas como en el Sistema Colectivo Metro, sólo hay máquinas expendedoras de tarjetas inteligentes que son recargadas continuamente por el pasajero según sus necesidades de transporte, es decir, el proceso ha sido completamente automatizado.

Así como este empleo se ha automatizado, otras decenas más de actividades laborales tendrán un futuro similar.

Al respecto, el Banco de México publicó recientemente el análisis La Automatización en México desde una perspectiva regional en la que citando a la consultora de negocios Mckinsey se “estima que la automatización podría afectar hasta a un 10% de la población ocupada en México para el año 2030”.

Pero esta situación no es exclusiva de nuestro país, es una tendencia global que debido a los avances del Internet de las Cosas, la robótica, la inteligencia artificial, las tecnologías de la información y otras disciplinas tecnocientíficas han hecho posible que diversos procesos productivos se automaticen.

En su clasificación, el Banco de México , divide las ocupaciones en dos: en aquellas factibles de ser automatizadas (rutinarias), que tienen como rasgos distintivos la manipulación mecánica como la destreza manual y el ensamblaje; y en el otro lado del espectro, aquellas complejas de automatizar (“cuellos de botella”) en las que se requieren mayores habilidades cognitivas como inteligencia creativa y social.

En su análisis, el Banco de México retomó las probabilidades de automatización por ocupación propuestas por Frey y Osborne adaptadas a las ocupaciones en México reportadas en la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENEO), publicada por el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI), para el periodo 2005- 2017, clasificadas en los siguientes umbrales de automatización: i) alto (mayor que 66%); ii) medio (entre 33% y 66%); y iii) bajo (menor que 33%).

Los resultados fueron los siguientes: “dos terceras partes de la población ocupada en el país se emplean en ocupaciones con una alta probabilidad de automatización durante el periodo analizado, si bien dicha probabilidad muestra una marcada mayor porcentaje de su personal en ocupaciones con una elevada probabilidad de automatización destacan las actividades primarias; los servicios de alojamiento y preparación de alimentos; la construcción; las industrias manufactureras; y los servicios financieros. En contraste, los sectores en los que existe una menor proporción de sus empleados en ocupaciones con una alta probabilidad de automatización destacan los servicios educativos; los servicios de salud; y los servicios culturales y recreativos.”

En este sentido, señalaremos las industrias o empleos relacionados a las mismas que según el Banco de México tienen altos rangos de posibilidades de automatizarse:

1. Agricultura, cría y explotación de animales, aprovechamiento forestal, pesca y caza con 97.8 % de probabilidades altas.

2.- Servicios de alojamiento temporal y de preparación de alimentos con 90.1 % de altas probabilidades.

3.- Construcción con 85.1% de probabilidades altas.

4.- Industrias manufactureras con 81.4 % de probabilidades altas.

5.- Servicios financieros y de seguros con 77.8% con altas probabilidades.

Del otro lado del espectro, aquellas labores menos amenazadas por el empuje de la automatización pertenecen a las siguientes industrias:

1.- Servicios educativos con 16.6% de altas posibilidades.

2.- Servicios de salud y de asistencia social con 19.5% de altas posibilidades.

3.- Servicios culturales, deportivos, y otros servicios recreativos con 22.0 % de altas probabilidades.

4.- Transportes, correos y almacenamiento con 36.5% de altas probabilidades.

5.- Información en medios masivos con 36.9% con altas posibilidades.

Este análisis debe alertarnos a todos los mexicanos, en dos aspectos: primero, en relación a las oportunidades de negocio y de áreas en las que se pueden proponer soluciones para su automatización; segundo, prepararnos como trabajadores, altos ejecutivos, empresas, gobiernos y sociedad para afrontar los cambios tecnológicos y laborales que implicará esta automatización, considero que un factor clave será la educación por lo que desde ya debemos empezar a tomar medidas para que el impacto no nos tome por sorpresa, reconfigurarnos para atenuar el desempleo tecnológico y que el capital humano pueda acceder a empleos bien remunerados sin ser desplazados por la automatización tecnológica.

New Call-to-action

Autor: Adrián Rodríguez

Ha colaborado en el desarrollo de contenidos en la Revista Digital Universitaria, una de las primeras revistas digitales de la UNAM y en Ciencia y Desarrollo, versión electrónica del Conacyt. Le apasionan los temas de ciencia, tecnología e innovación.

Autor: Adrián Rodríguez

Ha colaborado en el desarrollo de contenidos en la Revista Digital Universitaria, una de las primeras revistas digitales de la UNAM y en Ciencia y Desarrollo, versión electrónica del Conacyt. Le apasionan los temas de ciencia, tecnología e innovación.