Artículos

¿Cuál es el papel de la tecnología en el urbanismo?

Comparte este contenido:

La ciudades inteligentes deben adaptar su entorno urbano para conectar los servicios públicos que requieren los ciudadanos y que se traducen en competitividad y desarrollo.

La tecnología se ha convertido en parte de la vida cotidiana de los ciudadanos y es necesaria para mejorar los servicios que necesitan los habitantes de una comunidad.

KEY INSIGHTS:

  • Para convertir una ciudad tradicional en una ciudad del futuro es necesario transformar su entorno urbano, pues se requiere incrementar la infraestructura para brindar conectividad.
  • En materia de movilidad y transporte, es posible instalar paradas de autobús inteligentes que permiten a los usuarios conocer información en tiempo real sobre la llegada de los autobuses.
  • La iluminación pública también puede mejorarse e incluso generar ahorros pues al conectarse a la red puede encenderse y apagarse conforme sale y se oculta el sol.
  • Las cámaras de seguridad conectadas a un centro de control pueden ayudar a identificar a prevenir delitos y, al mismo tiempo, recopilan datos que al analizarlos sirven para prevenir futuros eventos de inseguridad.

Entre los servicios donde la tecnología es una herramienta que facilita la vida de las personas se encuentran temas como el manejo de residuos sólidos, seguridad, movilidad, consumo de energía, entre otros.

De acuerdo con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) una Ciudad Inteligente es aquella que “coloca a las personas en el centro del desarrollo, incorpora Tecnologías de la Información y Comunicación en la gestión urbana y usa estos elementos como herramientas para estimular la formación de un gobierno eficiente que incluya procesos de planificación colaborativa y participación ciudadana”.

¿Por qué tener una ciudad hiperconectada?

Porque alcanzan un mayor desarrollo que se traduce en ciudades competitivas, atractivas e innovadoras.

El camino no es sencillo, para convertir una ciudad tradicional en una ciudad del futuro es necesario transformar su entorno urbano, pues se requiere incrementar la infraestructura para brindar conectividad que permita la automatización de los servicios.

Una ciudad inteligente o conectada necesita distribuir sensores y contar con sistemas computarizados que administren y solucionen problemas, además de poder organizar escenarios urbanos complejos y tener la capacidad de resolver las necesidades de los ciudadanos.

Mientras que los gobiernos requieren la experiencia de las empresas de tecnología para contar con herramientas que analicen los datos generados y capturados en diversas fuentes como cámaras instaladas en las ciudades, sensores de movimiento del transporte público o sensores de lámparas públicas.

Dichos mecanismos permiten ofrecer de manera proactiva mejores servicios, alertas e información a los ciudadanos, según el Banco Interamericano de Desarrollo.

Servicios urbanos de una ciudad hiperconectada

Hay varios servicios públicos que pueden mejorar si se conectan a la red y se automatizan.

El BID estima que para el año 2050, el 90% de la población de la América Latina y el Caribe  estará concentrada en áreas urbanas.

Las personas que viven actualmente y las que habitarán las grandes urbes generan  grandes cantidades de residuos sólidos, para ello existen soluciones como Smat Waste que permite que los recolectores de basura reciban información sobre los contenedores cuando estos están llenos y así pueden recoger los desechos de manera ordenada.

En materia de movilidad y transporte, es posible instalar paradas de autobús inteligentes que permiten a los usuarios conocer información en tiempo real sobre la llegada de los autobuses.

También existen aplicaciones que informan sobre rutas y tiempos de autobuses y metro.

Para quienes cuentan con automóvil propio existen estacionamientos que identifican la presencia de autos usando redes inalámbricas y sensores de manera que los conductores saben la cantidad de espacios disponibles.

La iluminación pública también puede mejorarse e incluso generar ahorros pues al conectarse a la red puede encenderse y apagarse conforme sale y se oculta el sol.

Asimismo, el alumbrado público puede funcionar como hotspot que brinde acceso a WiFi gratuito para la ciudadanía.

Una ciudad del futuro es más segura y está más vigilada si utiliza la tecnología adecuada.

Las cámaras de seguridad conectadas a un centro de control pueden ayudar a identificar acciones sospechosas, prevenir delitos y, al mismo tiempo, recopilan datos que al analizarlos sirven para prevenir futuros eventos de inseguridad.

Estas soluciones parecen complejas, sin embargo, una comunidad puede comenzar por una solución básica e ir avanzando por servicios en determinadas zonas de la ciudad.

descarga-ebook-ciudades-inteligentes

Autor: Carla Martínez

Periodista de negocios especializada en telecomunicaciones y tecnologías de la información. Actualmente escribe e investiga sobre estos temas para El Universal.

Autor: Carla Martínez

Periodista de negocios especializada en telecomunicaciones y tecnologías de la información. Actualmente escribe e investiga sobre estos temas para El Universal.