Artículos

Conoce todo lo que debes saber de un almacén automático

Comparte este contenido:

Un almacén automatizado utiliza tecnología de punta para inventariar y conservar las mercancías de una empresa.

Un almacén automatizado es un espacio donde para guardar mercancías se utiliza tecnología de punta como Internet de las cosas (IoT) e Inteligencia artificial (IA).

KEY INSIGHTS:

  • Un almacén automático aumenta la productividad y la eficacia de una empresa.
  • Un almacén automático reduce los costos en la contratación de personal de una empresa.
  • En un almacén automático los procesos de inventario y almacenamiento son más eficaces y rápidos.
  • En un almacén automático un robot localiza y transporta mercancía previamente clasificada.

En principio, las ventajas de usar esta tecnología son evidentes: mejor ordenamiento y clasificación de los productos almacenados, mayor rapidez para encontrarlos y transportarlos, así como reducción en costos y tiempos de trabajo; no obstante, para que un almacén inteligente y automatizado funcione de manera correcta y productiva es necesario tener en cuenta una serie de aspectos que hay que considerar antes de echarlo a andar.

¿Cómo funciona un almacén automatizado?

Antes de analizar el punto que nos ocupa, describamos lo que es un almacén inteligente y automatizado: se trata de un sistema que opera con tecnología de punta (IoT y IA) para conservar, registrar, clasificar, evaluar y transportar de manera automatizada productos almacenados en una bodega.

Un almacén de este tipo está formado por un inventario inteligente que con sensores monitorea los productos almacenados, registra entradas y salidas de mercancía, detecta su condición física y química, temperatura, irregularidades e incluso se comunica de forma automatizada con proveedores para solicitar mercancías faltantes, enviando en tiempo real todo esta información a un centro de control.

Por otro lado, un almacén automatizado puede contar con robots (sistemas de robótica guiada) programados para transportar las mercancías almacenadas en una bodega, ya sea para guardar o retirar productos de los espacios donde se conservan; un mega-ejemplo del uso de robots en un almacén es la bodega de Amazon en California, EU, donde operan 3 mil robots en un espacio equivalente a 60 estadios de futbol.

Características y necesidades de la empresa

Lo primero es saber si realmente una empresa necesita un almacén automatizado o no, y para ello tienes que decidir si tu negocio requiere de él, es decir, si almacena una cantidad determinada de productos –que pueden ser usados para fabricar tus mercancías o ser el resultado final de tus manufacturas– que necesita una bodega donde guardarlos, registrarlos y clasificarlos.

Si el giro de tu negocio es ofrecer servicios, impartir cursos educativos u ofertar productos que distribuyes o vendes digitalmente, es decir, si tu empresa no basa su oferta en la producción, venta o distribución de bienes materiales que requieren almacenare en cantidades considerables,  entonces lo más probable es que no necesites, no digamos de un almacén automatizado, sino ni siquiera de un almacén de cualquier tipo.

Pero si tu empresa produce cantidades considerables de ropa, aparatos electrónicos, juguetes, alimentos empacados o productos de belleza, entonces lo más probable es que sí requieras de un almacén automatizado que te brinde ventajas y beneficios.

El tipo de almacén que necesitas

Una vez que has decidido tener un almacén automatizado, lo que sigue es definir con precisión qué tipo de almacén inteligente es el conveniente para tu empresa; para ello puedes asesorarte con especialistas de dentro o fuera de tu negocio, que una vez que examinen las características de tu empresa te ayuden a definir lo que en verdad  necesitas.

A partir de las dimensiones de tu almacén, de la carga y ritmo de trabajo que te exige ingresar y extraer mercancías, es que tienes que establecer el tipo de inventario inteligente que necesitas y si requieres de robots (IA) que te faciliten el trabajo de introducir y sacar productos de tu bodega, todo ello a partir de calcular los beneficios que vas a obtener al montar un almacén inteligente, es decir, cuánto vas a ahorrar al no contratar personal y de qué manera la automatización y uso de robots va a eficientar la dinámica de almacenamiento de tus productos.

Prevenir para no fallar

Por lo demás, considera una serie de puntos que te ayudarán a que tu almacén inteligente funcione de manera óptima: asegúrate de tener el espacio físico adecuado para instalar un almacén automatizado; pondera tu presupuesto y ten la certeza de que estás invirtiendo en algo rentable; encarga la transformación a empleados que conozcan a fondo el funcionamiento de un almacén inteligente; capacita a los empleados involucrados en este proceso y por último, antes de echar a andar el proyecto reorganiza los tiempos de operatividad del nuevo almacén.

Echar a andar un almacén automatizado debe ser una operación inteligente, sopesada y muy rentable.

Infografía el ABC del M2M

Autor: Jorge García

Escritor e investigador, de temas relacionados con la juventud, la lingüística, la literatura y el futuro de la cultura, su interés principal es estudiar y reflexionar sobre los riesgos y beneficios de la artificialidad tecnológica. Actualmente escribe un libro sobre ello.

Autor: Jorge García

Escritor e investigador, de temas relacionados con la juventud, la lingüística, la literatura y el futuro de la cultura, su interés principal es estudiar y reflexionar sobre los riesgos y beneficios de la artificialidad tecnológica. Actualmente escribe un libro sobre ello.