Artículos

Comparte este contenido:

El Internet de las Cosas en la banca es una tendencia que se sigue acelerando, como método de aprendizaje del usuario y para diferenciarse de la competencia.

Para muchos especialistas, el Internet de las Cosas (IoT) en la banca es, sin duda, una de las mayores transformaciones tecnológicas que traerá una gran revolución digital, sobre todo para los usuario. Si seguimos las predicciones de Gartner, donde aseguran que habrá 25 mil millones de smartphones, smartwatches, wearables, autos conectados y otros dispositivos conectados en 2020, el pronóstico es sorprendente y una gran oportunidad para el sector financiero.

    • Los analistas afirman que, a muy corto plazo, todos estaremos rodeados de dispositivos intuitivos conectados.
    • Esto les permitirá ofrecer una experiencia mucho más personalizada, con asesoramiento específico, ofertas orientadas al contexto e insight.
    • Los sensores biométricos y posicionales ayudarán a las instituciones financieras a realizar seguimientos específicos. 

Los analistas afirman que, a muy corto plazo, todos estaremos rodeados de dispositivos intuitivos conectados, sobre todo por la masificación sensores en nuestros hogares, en las carreteras y en los lugares de trabajo. Para los consumidores, la verdadera promesa de la conectividad omnipresente de la era del IoT es ayudarnos a ahorrar tiempo, trabajar más inteligentemente, conducir con más seguridad y vivir un estilo de vida más saludable y activo.

Algunas industrias, como la de seguros, han sido rápidas en adoptar los beneficios de la innovación IoT. Las aseguradoras, por ejemplo, desarrollan nuevas formas de utilizar datos de sensores cada vez más extendidos en las tecnologías de vehículos portátiles e inteligentes para obtener datos de riesgo mucho más detallados y valiosos para sus clientes.

Siguiendo con este tipo de innovaciones, la industria bancaria está empezando a conocer y probar diversas formas posibles en que el IoT puede ayudarlos a llegar al siguiente nivel. Los datos generados por el IoT aportan valor a la industria financiera y sus clientes.

Por ejemplo, los consumidores de hoy exigen siempre comodidad y un servicio personalizado, que se desprende de la adopción masiva de la banca en línea, aplicaciones de banca móvil y, más recientemente, tecnologías de pago sin contacto. Además, también quieren los niveles más altos de seguridad digital, ya que cualquier violación de datos o amenaza de seguridad plantea un problema importante.

La conectividad máquina-máquina que permite la recopilación masiva e intercambio de información de sensores y objetos, también abre múltiples oportunidades para los bancos, quienes serán capaces de rastrear y analizar mejor los comportamientos, deseos y demandas de sus clientes.

Esto les permitirá ofrecer una experiencia mucho más personalizada, con asesoramiento específico, ofertas orientadas al contexto e insight. El banco es capaz de alcanzar un nuevo nivel de comprensión, logrando un nuevo nivel de intimidad con el cliente.

Las instituciones financieras podrán usar las tecnologías IoT para crear recompensas más atractivas y que tengan en cuenta el contexto, o para generar oportunidades de venta cruzada de clientes más inteligentes y personalizadas, por ejemplo. Las tecnologías alrededor de estos desarrollos ayudarán a innovar y diseñar mejores maneras de mejorar la gestión de riesgos, reducir los costos y mejorar la eficiencia operacional general.

La mayor cantidad de datos en tiempo real disponible, desde información sobre propiedades residenciales y comerciales hasta datos personales de medios sociales, hábitos de gasto y comportamiento crediticio, permitirán a los bancos tomar mejores decisiones basadas en datos de riesgo financiero mucho más precisos.

Los bancos van a estar mucho más capacitados tecnológicamente para ayudar a los clientes empresariales a lograr mejores resultados comerciales, debido a la capacidad para obtener y acceder a datos de toda la cadena de valor, desde proveedores hasta distribuidores, por ejemplo.

Los sensores biométricos y posicionales ayudarán a las instituciones financieras a realizar un seguimiento tanto del rendimiento físico de los individuos como del de los envíos de mercancías y el control de calidad de fabricación mejor que nunca.

Serán los bancos los que mejor utilizarán estos nuevos tipos de flujos de datos generados por los dispositivos del IoT para tomar decisiones vitales sobre los préstamos comerciales que se mantengan por delante de la curva.

En lo que se refiere a las sucursales de la banca minorista, el internet de las cosas también podría utilizarse para ayudar a los clientes en su reconocimiento con tecnología de detección que podrá reconocer biométricamente al usuario de algún producto o servicio desde el momento en que entre en la sucursal.

La necesidad de asegurar que toda la experiencia de la banca conectada sea segura, será cada vez más vital para ganar la confianza del cliente. Todo esto significa que, para que los bancos se adhieran plenamente a IoT, tendrán que construir su seguridad desde cero, en todos los niveles, para ganar y mantener la confianza del usuario.

Además, con los pagos de contacto tan de moda, los bancos podrían usar equipos del IoT, como pulseras, anillos o teléfonos inteligentes, para pagar sin necesidad de sacar su tarjeta plástica. Estos son sólo algunos de las estrategias que ya haz comenzado a ver en la industria, la cual cambiará radicalmente en los próximos cinco años.

Ebook: Estado del Internet de las Cosas en México

Autor: Paul Lara

Es experto en temas de tecnología y negocios. Tiene experiencia como Jefe de información de la sección Dinero del periódico Excélsior y es editor de la sección de Tecnología del mismo diario, además de conductor de los programas HackerTV y Dinero por ExcélsiorTV.

Autor: Paul Lara

Es experto en temas de tecnología y negocios. Tiene experiencia como Jefe de información de la sección Dinero del periódico Excélsior y es editor de la sección de Tecnología del mismo diario, además de conductor de los programas HackerTV y Dinero por ExcélsiorTV.