Artículos

¿Cómo transformar un almacén en inteligente?

Comparte este contenido:

Por medio de un almacén inteligente una empresa optimiza el registro y la conservación de los productos que distribuye.

El almacén es un espacio clave en una empresa que produce y/o distribuye mercancías; en él se depositan los productos que han sido elaborados y que esperan ser distribuidos y comercializados de distintas maneras.

KEY INSIGHTS:

  • Un almacén inteligente carga y descarga productos empresariales de manera automatizada.
  • Un almacén inteligente ahorra tiempo, espacio y disminuye los costos de contratación de personal.
  • Un almacén inteligente optimiza la logística empresarial y garantiza el buen estado de los productos.
  • Los tiempos que corren exigen que las empresas opten por instalar y confiar en un almacén inteligente.

El avance de la Tecnología Inteligente no podía dejar a un lado al universo del almacenamiento y todo lo que incluye e implica su aplicación –inventarios en primer lugar; ello representa tanto un reto como una oferta de enormes beneficios para empresas cuyo movimiento de mercancías que entran y salen del almacén es amplio y constante, lo que requiere de un control riguroso y efectivo.

Veamos cómo puede una empresa transformar su almacén de tradicional a inteligente, es decir, cómo es viable y posible realizar la reingeniería de un almacén empresarial

Almacenes inteligentes

Un almacén inteligente opera a través de un sistema operativo con grandes cantidades de memoria y diseño conveniente de algoritmos, que posibilita que distintos tipos de máquinas realicen operaciones automatizadas de acuerdo con una programación previa.

Por medio de estanterías verticales que pueden ampliarse horizontalmente es posible maximizar la capacidad de un almacén, ahorrar espacio y permitir que máquinas programadas efectúen, sin intervención humana, el trabajo de apilar o sustraer los productos de las estanterías, de tal forma que la mercancía esté siempre controlada, registrada y clasificada de acuerdo con los atributos particulares que posean, lo que permite almacenar los diferentes productos en los estantes correspondientes.

Se puede, por ejemplo, tener clasificados los estantes por número o series de números, cada uno de los cuales almacena distintos productos: los estantes del 1 al 10 son para el producto A, los estantes del 11 al 20 para el producto B, etc., todo ello, de manera automatizada, es ejecutado por transelevadores (en realidad robots) que cargan las mercancías y que se elevan y acomodan o sacan los depósitos de los estantes; este proceso es monitoreado por un centro de control que tiene registrados todos los movimientos que ocurren en el almacén.

Si la mercancía no es pesada ni voluminosa se recomienda miniloads, que son estantes con pasillos a través de los cuales los robots transelevadores funcionan de manera rápida y eficaz, cargando cajas cuyo peso es de entre 5 a 50 kgs.; un ejemplo del uso de miniloads es la industria del zapato o de ropa.

El tipo de estantería (racks) y maquinaría obviamente varía en función del tipo de productos de que se trate; si éstos requieren refrigeración las estanterías tendrán que adecuarse a espacios refrigerados y la forma automatizada tendrá quizás en ocasiones que interactuar con la intervención humana.

Inventario inteligente

Ligado estrechamente con el proceso de almacenamiento automatizado el inventario inteligente es la tecnología que complementa al almacenamiento inteligente por medio de Internet de las Cosas –por medio de sensores y programas de software– para realizar el trabajo de registro de los stocks que están disponibles en el almacén.

Un inventario inteligente ausculta, monitorea y evalúa, a distancia y de forma automatizada, las mercancías que se encuentran depositadas en el almacén, registrando en tiempo real entradas y salidas de productos, cantidades de existencias, así como el estado en que se encuentran; esto garantiza que el almacén siempre contenga las mercancías necesarias para ser distribuidas cuando se solicitan pedidos y que sus condiciones sean siempre óptimas, lo que es particularmente beneficioso cuando se trata de productos perecederos o que requieren de refrigeración.

Un espacio del almacén puede estar dedicado a guardar materias primas o partes que formarán el producto final que fabrica una empresa; pues bien, mediante un inventario inteligente es posible registrar estas partes faltantes y contactarse de manera automatizada con proveedores para solicitarlas, lo que garantiza que el almacén siempre posea lo necesario para que el proceso de producción se ejecute sin contratiempos.

Ventajas del almacenamiento inteligente

Las ventajas de utilizar un almacén inteligente son obvias: ahorro de tiempo en el proceso de depositar, sustraer y reponer productos almacenados; ahorro en los costos de contratación de personal; mayor rapidez en atender pedidos; ahorro de espacio en el almacén; mayor seguridad y garantía del buen estado de los productos almacenados; en suma, genera una mayor rentabilidad para tu empresa.

Infografía: Telemetría

Autor: Jorge García

Escritor e investigador, de temas relacionados con la juventud, la lingüística, la literatura y el futuro de la cultura, su interés principal es estudiar y reflexionar sobre los riesgos y beneficios de la artificialidad tecnológica. Actualmente escribe un libro sobre ello.

Autor: Jorge García

Escritor e investigador, de temas relacionados con la juventud, la lingüística, la literatura y el futuro de la cultura, su interés principal es estudiar y reflexionar sobre los riesgos y beneficios de la artificialidad tecnológica. Actualmente escribe un libro sobre ello.