Artículos

¿Cómo puede detectar un gamer posibles amenazas de seguridad de las empresas?

Comparte este contenido:

Las habilidades que puede adquirir un gamer a través de los videojuegos, le pueden dar competencias que buscan las empresas de ciberseguridad para identificar ataques informáticos.

¿Son los videojuegos sólo un entretenimiento? ¿Qué ofrecen los videojuegos a los chicos que pasan horas e incluso meses tratando de alcanzar un objetivo? ¿La afición a los videojuegos ofrece entrenamiento en competencias y habilidades laborales? ¿Es posible que un gamer se pueda convertir en un hacker ético o un pentester?

KEY INSIGHT

De acuerdo con NewZoo, en México hay 49.2 millones de gamers y ocupamos el primer lugar en consumo de videojuegos en Latinoamérica.

Si tú eres un jugador empedernido de lo videojuegos posiblemente tengas las habilidades necesarias para ser un experto en seguridad informática. No por nada, una de las tendencias educativas más socorridas en miles de centros educativos alrededor del mundo, en los últimos años, es la llamada gamificación o ludificación, que retoma las estrategias de motivación y las competencias que detona el juego (incluyendo los videojuegos) para el desarrollo del aprendizaje, adquisición de conocimientos y la adopción de habilidades y valores.

En este sentido, en el artículo Videojuegos que potencian el cerebro, publicado en Investigación y Ciencia (la versión en español de Scientific American), la investigadora Daphne Bavelier del departamento del cerebro y ciencias cognitivas de la Universidad de Rochester y C. Shawn Green de la Universidad de Wisconsin-Madison, encontraron que los videojuegos estimulan varias habilidades. En particular, los investigadores señalan que los videojuegos de acción mejoran en los jugadores la capacidad de centrarse en los detalles visuales, aumenta su sensibilidad al contraste visual, rotan mentalmente los objetos de manera más precisa, tienen una mayor capacidad multitarea y una mejor capacidad de reaccionar ante eventos que ocurren con rapidez. En su estudio enfatizan que “los juegos de acción son los más apropiados para mejorar la percepción, la atención o varios aspectos cognitivos”.

Recientemente, McAfee, la empresa desarrolladora de software antivirus, publicó el reporte Winning the game en el que señala las serias amenazas que tendrán que enfrentar los profesionales de la ciberseguridad frente al aumento de los ciberataques, asimismo, la mayoría de los encuestados en este reporte lamentan la poca retención de recursos humanos con cifras de 52% de rotación anual y un déficit de talento en este sector, en que las organizaciones necesitan aumentar a su personal de seguridad informática en un 24% para dar batalla frontal a las ciberamenazas.

Frente a este panorama, en el estudio se reconoce que tres cuartas partes de los gerentes encuestados manifiestan que considerarían contratar a un gamer o jugador de videojuegos incluso si esa persona no tiene una capacitación específica en ciberseguridad o experiencia.

¿Qué habilidades y competencias podrían aportar los gamers en ciberseguridad? Según el Winning the game estas habilidades son: lógica, perseverancia, una comprensión de cómo acercarse a los adversarios y una nueva perspectiva en el perfil de contratación en ciberseguridad que sería disruptiva. Algunos de estos puntos coinciden con la investigación publicada en Investigación y Ciencia.

Como podemos ver, los gamers podrían ser los próximos cazadores de bugs o agujeros de seguridad, es decir, pentesters o incluso hackers certificados o conocidos como hackers éticos si ponen empeño en aprender programación y combinarlo con sus habilidades por jugar videojuegos. Y tú ¿eres gamer?

Ebook: Ciberseguridad, la amenaza de la sociedad hiperconectada

Autor: Adrián Rodríguez

Ha colaborado en el desarrollo de contenidos en la Revista Digital Universitaria, una de las primeras revistas digitales de la UNAM y en Ciencia y Desarrollo, versión electrónica del Conacyt. Le apasionan los temas de ciencia, tecnología e innovación.

Autor: Adrián Rodríguez

Ha colaborado en el desarrollo de contenidos en la Revista Digital Universitaria, una de las primeras revistas digitales de la UNAM y en Ciencia y Desarrollo, versión electrónica del Conacyt. Le apasionan los temas de ciencia, tecnología e innovación.